De Capra a Brooks: 50 años de comedia americana

Ciclo que recoge el trabajo de cineastas que dedicaron la mayor parte de su carrera al desarrollo de este género en Estados Unidos. La muestra abarca desde los años treinta hasta los momentos previos a la llegada del Nuevo cine americano.  Del 3 al 14 de octubre / 2012

Entrada general: $2.200, convenios 2x1. Venta en boletería y www.ticketek.cl


Todavía existe discusión sobre si la comedia es un género concreto o más bien sólo un tratamiento humorístico a temas y estilos provenientes de otros géneros. De todos modos, en lo que sí hay consenso en que esta forma de narración, proveniente del vaudevil y el musical, alcanzó su definición y madurez estilística durante la primera década del cine sonoro estadounidense. De esta manera, la comedia es probablemente uno de los géneros más abiertos a distintas posibilidades expresivas (desde la parodia hasta la sátira) y, por ello mismo, su vitalidad y permanente docilidad le permiten adaptarse a cualquier cultura, estilo o ideología.

En el extremo opuesto al Cine negro, la comedia americana permitió operaciones de escapismo frente a las sucesivas crisis sociales norteamericanas, al mismo tiempo que funcionó como una ventana para asomarse a las profundidades de esos conflictos. El cine de Frank Capra parece reunir esas contradicciones.

Este ciclo recoge el trabajo de cineastas que dedicaron la mayor parte de su carrera al desarrollo de este género en Estados Unidos. La muestra abarca en su núcleo el apogeo de la estructura clásica, es decir, desde los años treinta, cuando la comedia por fin se había independizado del musical y del formato slapstick, hasta los momentos previos a la llegada del Nuevo cine americano.

PROGRAMACIÓN

J 4, 19 hrs. M 10, 21:30 hrs.

Una noche en la ópera, de Sam Wood. 1935.96’.

Aunque los hermanos Marx entregaron sus mejores películas a las órdenes de directores con temperamento como Sam Wood o Leo McCarey, siempre se impusieron por sobre éstos para generar una permanente sensación de caos. En ese tono, sus comedias más disparatadas fueron las que Harpo, Groucho y Chico protagonizaron durante la primera mitad de los años treinta, cuando las directrices asfixiantes del código Hays no se hacían sentir totalmente. De ese período, Una noche en la ópera es la más célebre y la que inició su ciclo con MGM y con el productor Irving Thalberg. La anécdota de fondo –el montaje en Nueva York de una presentación de la ópera de Milán– da pie para encerrar en un barco a Groucho y compañía en un microcosmos de personajes representantes de la alta sociedad americana.

 

J 4, 21:30 hrs. J 11, 19 hrs.

Juan Nadie, de Frank Capra. 1941.122’.

A Frank Capra siempre le gustaron las oposiciones entre ricos y pobres, entre hombres de honestidad intachable y sabandijas sin redención. Juan Nadie es una comedia ejemplificadora en tal sentido y resume los ejercicios previos de Vive como quieras y Caballero sin espada. Juan Nadie arremete contra la ética de la prensa sensacionalista en manos de una periodista que crea a un falso héroe mediático, un inocentón bueno para nada encarnado por Gary Cooper. Como en otros filmes de Capra, la estatura moral surge del americano medio que, al igual que en Caballero sin espada, será el factor decisivo para derribar a los opresores.

 

M 3, 19 hrs. D 7, 16 hrs.

Ninotchka, de Ernst Lubitsch. 1941.110’.

Ninotchka está en el tramo final de la extensa filmografía de Lubitsch, un director que transitó con éxito desde el vaudeville vienés a la comedia americana. Greta Garbo es una agente rusa que viaja a Paris para supervisar de cerca la subasta de joyas que tres camaradas esperan realizar en Francia. Las joyas, claro, fueron confiscadas de una duquesa exiliada y en la operación está de fondo la seducción que el capitalismo ofrece a los tres soviéticos. Más que lanzar dardos contra el régimen soviético, Ninotchka se burla de la aristocracia, una clase social que atrae independientemente de cualquier ideología.

 

M 3, 21:30 hrs. M 10, 19 hrs.  

Los viajes de Sullivan, de Preston Sturges. 1941.90’.

Concebida como una laberíntica comedia de enredos, esta cinta analiza los delirios de un productor por alejarse de la falsedad del cine y conectarse con el ciudadano común. Para ello elabora una estrategia que lo convertirá en mendigo y así intentará conectarse con el americano medio, empresa de la que al final le costará zafarse. La mirada del director permite retratar con distancia el universo que en el cual, finalmente, está inmerso.

 

V 5, 16 hrs. D 14, 19 hrs.

Arsénico y encaje antiguo, de Frank Capra, 1946.118’.

Sin intentar desmarcarse de la obra de teatro en la que se basa, esta comedia negra sobre un par de viejecitas que por compasión envenenan a los inquilinos de su casa, es un prodigio de cinta de enredos y uno de los altos del cine de Frank Capra. Es una cinta equilibrada en su peso dramático (Cary Grant no logra llevarse todos los créditos) y un filme maduro y perfecto en su construcción dramática.

 

S 6, 19 hrs. J 11, 21:30 hrs.

Monsieur Verdoux, de Charles Chaplin. 1947.124’.

Frente a los títulos más rutilantes de Chaplin, Monsieur Verdoux es virtualmente una película olvidada. No sólo es la única de sus comedias en la que se separa como actor de su personaje de Charlot, además asume en ella un tono deliberadamente cruel y sardónico muy ajeno al resto de su filmografía. Basada en una idea original que Orson Welles, que siempre reclamó como suya, es casi un Chaplin sin Chaplin, en tanto su protagonista es un psicópata asesino de viudas adineradas que oculta su obsesión en la figura de un respetado hombre de familia.

 

D 7, 19 hrs. S 13, 21:30 hrs.

La comezón del séptimo año, de Billy Wilder. 1953.105’.

Wilder construyó una comedia malvada sobre la represión sexual que se mofa del psicoanálisis. Esto, a partir de las fantasías que el jefe de una pequeña empresa editora construye al constatar que durante las vacaciones de su esposa e hijo podría seducir a la despampanante vecina del piso de arriba. La película tiene escenas memorables (no sólo la del metro levantando la falda de Marilyn Monroe) y Wilder demuestra un talento quirúrgico para sacar todo el provecho de su protagonista femenina.

 

M 10, 16 hrs. S 13, 19 hrs.

Una rubia en la cima, de Frank Tashlin, 1956. 99’.

Tashlin fue un comediante ignorado en Hollywood y admirado por los redactores de Cahiers du Cinéma (Godard antes que todos) entre otras cosas por el desenfado irracional e inconciente que suponen algunas de sus películas. Una Rubia en la Cima figura en el inicio de una trilogía que (junto con Artistas y Modelos y En Busca de un Hombre) coinciden como parodias brutales sobre la represión masculina. Tom Ewell es Tom Miller, un agente de prensa contratado por un mafioso para que convierta a su voluptuosa novia en una estrella de la música. Para Miller, el asunto es serio porque si falla peligra su vida, pero a pesar de eso se enamora de la mujer. Tashlin logra en esta película una mixtura perfecta entre comedia de enredos y película musical. En palabras de François Truffaut: “Una Rubia en la Cima es más que una buena película, más que un filme cómico, más que una excelente parodia; es una obra maestra del género”.

 

J 4, 16 hrs. D 14, 21:30 hrs.

En Busca de un Hombre, de Frank Tashlin,1957.93’.

En la línea de recrear mujeres que encarnaran fantasías masculinas, nuevamente Tashlin incorporó a Jayne Mansfield como protagonista de esta sátira que ridiculiza al mundo de la televisión. Rock Hunter es un publicista en decadencia que, para lograr incorporar a una famosa actriz como rostro de una marca de lápiz labial, acepta hacerse pasar por su novio. Hunter, de tipo tímido y pusilánime, se convierte en centro de la farándula para la que trabaja. Tashlin convierte a la televisión en un pozo sin fondo y, desde los créditos iniciales, se encarga de dejar claro que el tema de esta comedia va a ser ése.

 

V 5, 19 hrs. V 12, 21:30 hrs.

El profesor chiflado, de Jerry Lewis. 1963.107’.

De los trece largometrajes que dirigió Lewis, El Profesor Chiflado es el que mejor equilibra su abstracto sentido del humor con el público masivo al que dirigió su trabajo como actor. La historia toma el referente directo de Jekyll y Hyde para contar la historia del tímido profesor de ciencias a quien su fórmula convierte en las noches en un seductor. Hay mucho de psicoanálisis en esta cinta que, en el fondo, es la historia de una pasión reprimida. Pero por sobre eso está el talento de Lewis que logra mantener la película en el terreno de la comedia romántica. La primera transformación, la primera aparición de Buddy y la escena de la resaca están entre lo mejor del cine de su autor.

 

M 3, 16 hrs. D 14, 16 hrs.

La carrera del siglo, de Blake Edwards. 1965.160’.

Fue una tendencia explosiva en la segunda mitad de los sesenta: películas con elencos internacionales e interminables que se adosó a relatos bélicos e históricos. En la comedia, esta moda generó un efecto retro al disolver el interés de un personaje central para poner el acento en la acción pura y física. El Mundo Está Loco, Loco, Loco (1963) es un ejemplo, pero también esta costosísima y elegante cinta sobre una descomunal carrera de automóviles organizada a comienzos del siglo pasado para atravesar tres continentes. Tony Curtis, Jack Lemmon y Nathalie Wood encabezan el elenco, pero también brillan notables secundarios como Keenan Wynn, George McReady y el excelente Peter Falk.

 

D 7, 21:30 hrs. J 11, 16 hrs.

Locuras en el oeste, de Mel Brooks. 1974.93’.

El debut de Brooks en la dirección es esta parodia del oeste que comparte en algo el espíritu revisionista que el género tuvo en los años setenta. En cierto sentido, es la línea que el director decidió seguir con películas como Frankenstein Jr. o La Última Locura de Mel Brooks. Locuras en el oeste asume los lugares comunes del género, en este caso la construcción del ferrocarril como escenario temático, y desarrolla una comedia absurda que tributa a la vieja comedia silente. Para buena parte de la crítica anglosajona sigue siendo la mejor película de Mel Brooks.

 

S 6, 21:30 hrs. V 12, 19 hrs. 

Frankenstein Jr., de Mel Brooks. 1974.106’.

Parodia de Frankenstein (1932) pero, especialmente, de La Novia de Frankenstein (1934), Mel Brooks consiguió con esta cinta su película más exitosa. Aquí se inicia su colaboración con el libretista Marty Feldman como secundario y con un grupo de intérpretes que serán recurrentes: Madeline Khan y Cloris Leachman. Aunque Gene Wilders está ajustadísimo como el nieto del dr. Frankenstein, es Peter Boyle como la criatura quien le da el tono a la película, y reinterpreta toda la tradición del personaje creado por Mary Shelley. Inolvidable es la escena entre el monstruo y el ciego, interpretado por Gene Hackman.

 

V 5, 21:30 hrs. V 12, 16 hrs.

SOB: Se acabó el mundo, de Blake Edwards. 1981.122’.

Por su elenco y su mirada descarnada a la ética hollywoodense, Se acabó el mundo es una suerte de réquiem al viejo Hollywood. La historia es extrema en todo y se inicia con el colapso de un productor (Richard Mulligan) en la fiesta en la que celebra su reciente éxito en los cines. Desde ahí todo va en declive. Los productores que desean sacar adelante una película que no parece tener vuelta y la actriz anciana que debe ceder a las presiones de la industria. Como sátira del modo de hacer películas, la cinta es feroz, como también lo es su repaso a una generación de veteranos del cine que pertenecen a tiempos diferentes del Hollywood actual.

 

 

 

 

 

 

FECHA

16 HRS

19 HRS

21:30 HRS

Mi 3

La carrera del siglo

Ninotchka

Los viajes de Sullivan

J 4

En busca de un hombre

Una noche en la ópera

Juan Nadie

V 5

Arsénico y encaje antiguo

El profesor chiflado

S.O.B Se acabó el mundo

S 6

---

Moniseur Verdoux

Frankestein Jr.

D 7

Ninotchka

La comezón del séptimo año

Locuras en el oeste

Mi 10

Una rubia en la cima

Los viajes de Sullivan

Una noche en la ópera

J 11

Locuras en el oeste

Juan Nadie

Monsieur Verdoux

V 12

S.O.B Se acabó el mundo

Frankestein Jr.

El profesor chiflado

S 13

------------------

Una rubia en la cima

La comezón del séptimo año

D 14

La carrera del siglo

Arsénico y encaje antiguo

En busca de un hombre